IDEARIO

HIMNO DEL COLEGIO

 

- El principal objetivo de la educación consiste en formar personas que sean capaces de pensar y razonar por si mismas y que su aprendizaje no se reduzca al mero hecho de repartir lo que maestros y profesores transmiten.

 

- Creemos que el hombre es persona, y como tal, un ser singular, racional, libre llamado a perfeccionarse en la sociedad, con una apertura a la trascendencia.

Cada persona debe realizar su propio proyecto vital, proyecto que la comunidad educativa no limitara, sino que potenciara al máximo.

 

- La educación del hombre debe ser integral, esto es, atendiendo pro igual a todas sus dimensiones y debe potenciar su crecimiento en medio de una estrecha relación con todos los estamentos que intervienen en el proceso educativo: padres, profesores y alumnos.

 

- Ello se traduce en la elaboración de unos propios y sólidos criterios en el alumno, no por medio de la coacción exterior, sino a través de una responsable orientación del educando que le permita desarrollar cuanto de positivo encierra su persona. La libertad del alumno crecerá progresivamente ante la gula autorizada de padres y educadores.

 

- El hombre es fundamentalmente un ser social, y como tal se ve inmerso en un cuerpo social y dentro de una determinada comunidad. Por ello pretendemos educar al alumno como elemento activo de la sociedad. Abierto a la intercomunicación cerrado al partidismo y a la intransigencia, con visión de futuro y sentido critico, fomentando en el alumno la actitud conciente de solidaridad que se le estimule para el compromiso libremente aceptado, personal o colectivo, en la edificación de un mundo mas humano y justo.

 

- Aceptamos una educación critica, no partidista, que fomente la interpretación de la realidad y no el mero alistamiento en un determinado partido o ideología.
Nos oponemos a que el educando, en sus derechos y necesidades, sirva de pretexto para la elaboración de un bloque de reivindicaciones negociables, por legitimas que sea dentro del pacto político. Al alumno se le debe respeto y amor y no puede ser utilizado como un arma de combate y de banderías.

 

- Entendemos al instituto como una comunidad viva del educador y educando en la que predomina el aspecto formativo sobre el informativo, que favorece el dialogo y la convivencia, constituyendo un equipo de formación permanente e integral.

 

- Como educadores: aspiramos a una enseñanza de calidad, personalizada y activa, de equipo, que enseña a aprender, a consultar, a adaptarse a la futura cultura y al uso de la tecnología sin dejarse esclavizar por ella. Adoptaremos una enseñanza de calidad, en una pedagogía progresiva y concertada, mediante frecuentes encuentros de revisión de ideas y métodos, experiencias y actitudes, con participación activa e integrada en la comunidad educativa.

 

- La formación permanente es imprescindible para cualificarse en métodos educativos y hacer mas eficaz y actual nuestra enseñanza.
Los educandos: participaran activamente en el propio gobierno y en la propia educación, de una forma progresiva según su edad y responsabilidad.
Procuraran ser conscientes de que su trabajo y esfuerzo construyen su propio futuro personal y social. La democratización de las estructuras creara cauces adecuados de participación. El dialogo profesor – alumno creara unas estructuras colegiales mas diáfanas, transparentes y flexibles, facilitara el clima de familia y evitara las situaciones dogmáticas y conflictivas.

 

- Los padres tienen un amplio campo en la labor educativa de sus hijos. La formación del alumno es tarea conjunta de padres y profesores.
Buscaran en el instituto la formación adecuada acerca del desarrollo de la personalidad, del estudio y comportamiento de sus hijos. El dialogo frecuente de padres y profesores es conveniente y necesario.

 

- El instituto tratara de asumir el pluralismo ambiental, de respetarlo, analizarlo e interpretarlo desde el propio proyecto educativo. Las preocupaciones sociales serán preocupaciones colegiales, sobre todo las del medio donde esta ubicado el instituto. La pedagogía procurara insertarse en la vida, para tratar de llevar la vida social a las aulas. La información, la interpretación social no supone una alistamiento en ningún partido o ninguna ideología forzando las conciencias de las personas.
Será sensible a los problemas de la región, de la ciudad, del barrio y también del país y de la humanidad.

 

- El instituto, desde el punto de vista religioso se declara católico. No obstante, respetara todas las religiones y creencias individuales y sociales y tratara de integrarlas dentro del Proyecto Educativo personalista antes indicado. Nadie será discriminado o desplazado por motivos religiosos, ideológicos o raciales. 
Desde el punto de vista moral respetara la libertad de las consciencias, con tal de que no atenten contra la dignidad y el respeto a la persona.

 

- Disciplina: toda sociedad para poder desarrollarse, necesita un orden derivado de unas normas disciplinarias óptimas y de justicia. Este orden en el Instituto deben posibilitar la impartición, la recepción en la enseñanza, así como la creación y el mantenimiento de la convivencia pacifica de profesores y educandos.
Una disciplina efectiva precisa de la aplicación, existencia y asimilación de normas disciplinarias optimas, que emanan del interior de uno mismo.
Preferimos la disciplina preventiva a la correctiva sin que ella vaya en detrimento de la aplicación de normas que condicionen al alumno a fin de evitar los actos negativos e inhibir, la conducta no deseada ni deseable.
Pretenderá básicamente no castigar, sino corregir y reparar el daño social.
Tanto en la formación como en la aplicación de normas disciplinarias es conveniente a la participación de padres, profesores y alumnos.